Tipos de acero y cómo influyen en los equipos de ACS

18
Sep 2018

Tipos de acero y cómo influyen en los equipos de ACS

Tipos de acero y cómo influyen en los equipos de ACS

Los depósitos de ACS (termos eléctricos, acumuladores, interacumuladores o depósitos de inercia) están en continuo contacto con el agua por lo que es fundamental que estén fabricados con aceros de alta calidad y con unos revestimientos que permitan luchar contra la corrosión y la cal.  Conozcamos los diferentes tipos de acero y revestimientos y su aplicación en estos sistemas.

Los revestimientos de las cubas en ACS son un elemento crítico. En función del material con el que estén fabricadas, la resistencia a la corrosión será mayor o menor. Los tipos de aceros que se aplican en este campo son el acero negro revestido, el inoxidable o el acero negro vitrificado. Éste último era hasta hace poco tiempo el más resistente hasta la aparición del Inox Dúplex 2205, instalado en los equipos de última generación por ejemplo de Greenheiss que incorpora varias ventajas que lo convierten en la actualidad en la opción preferente.

  • Acero revestido. Este sistema de protección es utilizado de una forma peculiar, ya que el tanque de acero está forrado por un revestimiento basado en un tratamiento resino cerámico. Este tipo de depósitos se utilizan cuando es necesario almacenar grandes volúmenes y el vitrificado se hace imposible.
  • Vitrificado. Consiste en un compuesto de vidrio que es aplicado en el interior del tanque. Para conseguir la máxima adherencia del vidrio al acero debe aplicarse primero aplicarse una capa de níquel. Para conseguir buena resistencia a la corrosión deben darse dos capas de vitrificado. Una forma de prevenir la posible corrosión en dichas partes de la superficie de acero del tanque mediante un ánodo de protección.
  • Acero inoxidable. El acero comúnmente utilizado en los tanques para agua caliente es el austenítico (AISI 316 o similares). El acero Inox 316 L está compuesto, entre otros, por un 18% de cromo y un 2% de molibdeno, y un 10-14% de níquel. Debido al contenido de cromo, la superficie se “pasiva” y adquiere una capa de óxidos. Este fenómeno es la razón principal de protección frente a la corrosión. Son una opción muy adecuada por su alta protección.
  • Acero inoxidable dúplex. Los aceros inoxidables contienen importantes cantidades de níquel y presentan una buena protección frente a la corrosión, aunque su coste y el complicado proceso de soldadura habían frenado su desarrollo, pero los avances tecnológicos han permitido su introducción en equipos domésticos. Los aceros inoxidables dúplex son una mezcla de austenítico y ferrítico. La mezcla suele ser mitad y mitad, aunque puede ser un poco más ponderada en una división de 60/40, y tiene un alto contenido de cromo de hasta 32%, así como bajo contenido de níquel y, por lo general, alrededor de 5% de molibdeno. Presentan una alta resistencia a la corrosión, más que cualquier otra variedad muy superior a otras calidades utilizadas en climatización y ACS, en especial los Inox Dúplex 2205. Esta versión ofrece una mayor resistencia a los cloruros y garantiza la ausencia de contaminación en el agua. Todo ello con una alta durabilidad y resistencia mecánica.