Cómo calcular el volumen mínimo de un silo

30
nov 2016

Cómo calcular el volumen mínimo de un silo

Cómo calcular el volumen mínimo de un silo

Hoy toca hablaros de los silos. Los silos son depósitos que permiten almacenar grandes cantidades de materia de biomasa (pellets, hueso de aceituna, cascara de almendra…) para ir suministrando combustible a la caldera o estufa a medida que ésta lo demande.

Su principal ventaja es que proporcionan una gran autonomía a la instalación ya que evitan tener que andar cada poco tiempo llenando el equipo. Pero, ¿qué volumen mínimo deben tener para albergar la cantidad óptima de biomasa?. La respuesta la encontramos en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE). De hecho, siempre que se tenga alguna duda sobre instalaciones de ACS, calefacción… consultar el RITE es una de las mejores maneras de conocer y entender cómo y por qué se deben hacer las cosas.

En este caso, lo que dice al respecto es que para silos de nueva creación su volumen mínimo debe cubrir 2 semanas de suministro. Ya tenemos un dato inicial que nos sirve como punto de referencia.

A partir de ahí, lo siguiente es saber la cantidad de kilos de biomasa que consumiremos durante la temporada. Aquí influyen factores como el rendimiento de la caldera o la estufa, el tipo de combustible… y evidentemente el uso que vayamos a hacer. No obstante, si nos vamos a datos medios, podemos obtener una orientación si multiplicamos los kW de nuestro equipo por 250. De esta manera, nos saldrá un número que se acercará a la cantidad de kilogramos de combustible que gastaremos en total.

Es decir, si por ejemplo la vamos a usar 22 semanas durante la temporada y tenemos una estufa de 10kW, para saber el consumo semanal haremos el siguiente cálculo: 250×10/22. En este caso nos daría 113,6Kg. Si lo multiplicamos por 2 semanas, tenemos que con 227,2Kg cubriríamos el suministro requerido por el RITE.

Y tercer dato clave para saber el volumen del silo: la densidad aparente de la biomasa que se va a utilizar. Y es que no ocupa lo mismo la cascara de aceituna que el pellet. A mayor densidad aparente, necesitaremos menos espacio. A modo de orientación:

Pellet ……………….…650Kg/m3

Hueso de aceituna……..800Kg/m3

Cáscara de Almendra …300 kg/m3

Astilla………………….250Kg/m3

Para terminar de unir todos los datos anteriores, dividiremos la cantidad de Kg que necesitamos cubrir entre la densidad de la biomasa, así tendremos la cantidad de metros cúbicos necesarios que como mínimo debe ser capaz de almacenar el silo.

Ya veis lo complejo que resulta dimensionar el volumen necesario de un silo. Requiere de un conocimiento integral de la instalación y de los diversos componentes de la misma, además de las características concretas de la materia de biomasa que vamos a utilizar. Por ello es vital ponerse en manos de una empresa cualificada para que se encargue de realizar el proyecto teniendo en cuenta todas las variables y nos asegure disponer de un silo que cubra nuestras necesidades de confort.

Y hasta aquí el artículo de hoy y como no, acabamos con nuestro lema: ¡Para el frío y para el calor, las renovables son lo mejor!

Greenheiss