Blog

¿Qué es el agua caliente sanitaria?: Características de las instalaciones ACS

¿Qué es el agua caliente sanitaria?: Características de las instalaciones ACS

¿Qué es el agua caliente sanitaria?: Características de las instalaciones ACS
Compartir

El sistema de agua caliente sanitaria (ACS) es la segunda fuente que más energía consume en nuestra vivienda, llegando a suponer hasta un 25% de nuestro consumo.

Es el sistema que se encarga de aportarnos agua caliente, que se destina tanto a los baños o duchas, como a otros usos como, por ejemplo, en la limpieza de platos, lavado de manos, etc.

Hoy en día, las viviendas (en este caso edificios) de nueva construcción en España, tienen la obligación por normativa de instalar sistemas de placas solares, los cuales se ocuparán de generar parte del ACS que demanda el edificio.

Estos sistemas son esenciales para la proporción de bienestar y confort en la vivienda, y debido al alto consumo que supone, será importante contar con un sistema de ACS que sea eficiente.

Veamos los distintos tipos de sistemas de ACS y sus características:

 

Tipos de sistemas de agua caliente sanitaria

Hoy en día hay dos formas de producir agua caliente sanitaria: con un sistema de producción instantánea o con un sistema de producción de acumulación. Explicaremos cada uno de ellos:

 

agua caliente sanitaria

 

Sistema de producción instantánea de ACS

Este tipo de sistemas calientan el agua en el momento en el que es demandada. Usan sistemas como calderas de gas o eléctricas. Es el sistema menos eficiente por varios motivos:

  • Se desperdicia mucha cantidad de agua y energía hasta que el agua llega a la temperatura que se desea.
  • La caldera se enciende cada vez que demandamos el agua caliente, lo que harán que se eleve bastante el consumo de energía.
  • Solo pueden abastecer a uno o (como mucho) dos puntos que demanden agua caliente al mismo tiempo.

 

Sistema de producción de acumulación en ACS

Estos sistemas funcionan contando con unos depósitos donde mantienen agua caliente sanitaria hasta que es demandada. Este sistema puede usarse tanto en viviendas individuales, como en grandes espacios (edificios, hospitales, hoteles, etc.)

Su gran ventaja es que son más eficientes que los sistemas de producción instantánea. Para obtener una eficiencia aún mayor, es recomendable que el sistema cuente con un equipo térmico de calidad, como una caldera de condensación, que podrá maximizar la eficiencia al conectarse también con el posible sistema de generación de energía renovable que tenga la instalación.

 

Consejos para tener un sistema de agua caliente eficiente

Te ofrecemos algunas recomendaciones que podrás sacar el máximo provecho en tu sistema de ACS:

  • Valora la instalación de un sistema de acumulación de agua caliente, ya que será más eficaz que uno de producción instantánea.
  • Asegúrate de que el sistema (tanto depósitos como tuberías) estén bien aislados para que no pierdan calor y puedan ofrecerlo de forma eficiente.
  • En las duchas usa una temperatura del agua entre 30 y 34 grados, que será más que suficiente para que sea confortable. Cuanto más elevada sea la temperatura mayor será el consumo energético.
  • Los reguladores de temperatura en los grifos pueden llegar a ahorrar un 5% de la energía.
  • Ten cuidado con los goteos de agua en los grifos, ya que pueden llegar a suponer un incremento considerable del consumo de agua.
  • Para asegurar que la instalación de ACS funciona correctamente, será fundamental que siga un buen mantenimiento.

 

Actualmente, gracias al menor impacto medioambiental y el ahorro energético que supone, es obligatorio que una parte del ACS de los edificios se obtenga a través de energías renovables, pudiéndose aprovechar tanto la energía solar o geotérmica, por ejemplo.

 

En Greenheiss podrás mantenerte al día de todas las novedades sobre el aprovechamiento de las energías renovables para su uso y consumo. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!