Cómo dimensionar una instalación de paneles solares

12
nov 2016

Cómo dimensionar una instalación de paneles solares

Cómo dimensionar una instalación de paneles solares

Una pregunta que recibimos con bastante frecuencia es el tamaño que debe tener una placa solar térmica para cubrir las necesidades de ACS de una vivienda. Dimensionar una instalación de paneles solares es una tarea que siempre se debe confiar a profesionales acreditados del sector.

Sin embargo, os traemos unas pautas que os ayudarán a conocer cuáles son vuestras necesidades de ACS y así tener una idea sobre el tipo de panel solar que os garantizará cubrir nuestra demanda. La clave de todo el asunto está publicada en el Anexo IV.2  del Pliego de Condiciones Técnicas de Instalaciones de Baja Temperatura elaborado por el IDAE. Ese aparatado dice explícitamente lo siguiente:

La demanda energética en instalaciones de agua caliente sanitaria viene dada por el volumen de consumo diario y las temperaturas de preparación y de agua fría. En instalaciones existentes para las que se disponga de datos de consumo medidos en años anteriores, se utilizarán estos datos previa justificación de los mismos. En instalaciones, nuevas o existentes, para las que se disponga de datos de consumo de instalaciones similares, podrá utilizarse éstos previa justificación.

En caso de no disponer de datos, se utilizarán para el diseño los consumos unitarios expresados en la tabla 3, en la que se ha considerado una temperatura de referencia de 60°C.

¿Qué datos aparece en esa tabla?

En el caso de viviendas unifamiliares son 30 litros/día por persona y si es un edificio multifamiliar, 22 litros/día. Es decir, si somos 3 en una vivienda unifamiliar, multiplicaríamos 3 x 30 litros/día y nos daría el dato necesario para determinar la dimensión de la placa solar que necesitaríamos.

Aunque parezca un cálculo muy sencillo, conocer y aplicar esta fórmula es fundamental para evitar futuros problemas en la instalación. Si elegimos un panel demasiado grande para las necesidades de la vivienda o del edificio, los más probable es que se produzcan “problemas de sobrecalentamiento” en los captadores, en el acumulador, o en ambos. Este mal funcionamiento de la instalación puede provocar pérdidas de fluido calor portador y por tanto averiar el sistema.

Normalmente  este sobrecalentamiento del panel ocurre cuando el sol irradia más energía, es decir, en los meses de verano. Además, no solo ponemos en riesgo la duración de los equipos, sino que con un mal dimensionado desperdiciamos el potencial y la eficiencia energética que es capaz de aportarnos la energía solar térmica.

Y recordad nuestro lema: “Para el frio y para el…”

Greenheiss