BLOG SOBRE ENERGÍAS RENOVABLES

¿Qué leña es mejor para la estufa o chimenea?

¿Qué leña es mejor para la estufa o chimenea?
Compartir

Seguimos repasando los diferentes tipos de biomasa para uso térmico. Después de los pellets le toca el turno a otra de las opciones más tradicionales: la leña, cortada o presentada en briquetas, donde explicaremos qué leña es mejor para la estufa o chimenea de tu hogar.

Utilizar la leña como combustible para generar calor es un método tan antiguo como la propia humanidad y actualmente existen estufas y calderas modernas, dotadas de las últimas tecnologías y funciones, adecuadas para el uso de leña o briquetas que ofrecen altos rendimientos y prestaciones.

¿Qué leña es mejor?

La leña proviene de trocear troncos que no van a ser utilizados para producir madera. Puede prepararse por los propios usuarios finales si estos disponen de  un entorno natural donde la leña puede ser extraída, aunque normalmente se opta por un proveedor especializado que surte al propietario de forma periódica.

Independientemente de cómo nos proveamos de ella, lo importante es tener presente que la energía que producirá, su calidad y, por supuesto, la eficiencia y mantenimiento de los equipos, va a depender del tipo de madera y de la humedad que contenga.

La mejor leña para la biomasa es la que no está verde o recién cortada, es decir la seca y troceada, incluso hace más de un año. La leña seca tiene casi el doble de poder calorífico que la leña verde o «blanda», ideal para la calefacción de leña con calderas de biomasa.

Dentro de la leña seca, la de encina, carrasca u olivo son las más indicadas aunque existen otras leñas duras de buena calidad, consistencia y capacidad para ofrecer un buen poder calorífico como las de almendro, roble, algarrobo o naranjo. En todo caso las especies utilizadas dependerán de la zona geográfica donde nos encontremos. Las leñas blandas no son indicadas por su baja calidad, mayor humedad y menor poder calorífico. Suelen proceder de árboles de rápido crecimiento o frutales.

«Es importante utilizar siempre leña seca y dura con alto poder calorífico, consistencia y capacidad que además mejorarán el rendimiento del equipo «

que leña es mejor para la estufa

Los trozos de leña deben introducirse manualmente en la caldera, por lo que estos sistemas de calefacción son semiautomáticos, con la ventaja de que la biomasa utilizada es muy económica frente a otros materiales como el pellet. La leña puede presentarse simplemente cortada y limpia o también en briquetas, por ello conviene saber escoger que leña es mejor para la estufa o chimenea de un solo vistazo.

briquetas_leñaLas briquetas son cilindros de hasta 50 cm de largo y unos 10 cm de ancho. Su fabricación es similar a la de los pellets y su uso como el de la leña. Las briquetas de biomasa densificada son de tamaño muy superior al del pellet y proceden normalmente de serrines y virutas de aserraderos. Su coste de producción es muy superior al de la leña, aunque también su poder calorífico está claramente por encima. Además, producen menos cenizas que la leña, facilitando la limpieza y mantenimiento de la caldera.

El combustible es menos homogéneo que en astillas y pellets, sobre todo en el caso de la leña «al natural». Esto significa que el resultado y su poder calorífico no resulta homogéneo. De hecho, la incidencia de la humedad sobre el poder calorífico y funcionamiento en la caldera es más que significativo.

Ventajas de la leña de calidad

  • Combustible más barato, sobre todo en el caso de la leña.
  • Gran poder calorífico, sobre todo de las briquetas y de la leña dura.
  • Disponibilidad, si la vivienda está ubicada en el entorno rural.

Desventajas de la leña de calidad

  • En prácticamente todos los casos, no se puede automatizar la alimentación a la caldera ya que debe hacerse de forma manual.
  • Generación de mayor cantidad de ceniza, con lo que requiere más mantenimiento y limpieza.
  • Necesidad de mayor espacio para su almacenamiento.

En resumen, la leña presentada de forma natural o en briquetas, es una buena opción para utilizar como biomasa, aunque el confort calorífico no resulta tan homogéneo como en otros combustibles. En caso de elegir esta opción, deberemos tener en cuenta las características de nuestra estufa o caldera y el tipo de árbol del que procede la leña, disfrutando de un gran confort gracias a saber qué leña es mejor para tu estufa o chimenea.