BLOG SOBRE ENERGÍAS RENOVABLES

Aumento de la biomasa: Tendencia creciente para la sostenibilidad

Aumento de la biomasa: Tendencia creciente para la sostenibilidad
Compartir

Hoy en día la biomasa es ampliamente utilizada, supone el 10% de energía mundial de los países desarrollados, y hasta un 6% en los países de la OCDE, mayoritariamente en forma de energía térmica produciendo calor para las viviendas. En los últimos años se ha producido un aumento de la biomasa constante, el cual puede verse incrementado en mayor medida junto a la trayectoria de la transición energética hacia las energías renovables.

En Europa, sobre todo, el consumo de energía biomasa siempre ha superado en gran medida el uso de otras fuentes de energía renovables. Desde hace más de 20 años, las energías que estaban en cabeza en las renovables para generar electricidad eran la hidráulica como la biomasa, pero actualmente se han diversificado en gran medida.

Apenas un 5% de la biomasa que se consume en Europa es importada, el resto que se consume es producida localmente, contribuyendo a la sostenibilidad de la zona y a la reducción de las emisiones procedentes de desplazamientos de combustibles de unos países a otros.

La biomasa en España

España es una gran potencia europea en recursos para biomasa. De hecho, está entre los primeros países en recursos de biomasa forestal. Cuenta con una amplia superficie forestal y tiene un ritmo de crecimiento de bosques superior a la media de la Unión Europea.

Por otro lado, España es el principal productor de aceite de oliva del mundo, además de ser uno de los principales países que exportan verduras y hortalizas. Sin embargo, aunque se tengan estas increíbles condiciones, España es uno de los países que se sitúa en la cola en cuanto a usar los recursos forestales y agrarios para generar energía.

 

Usos térmicos de la biomasa

No obstante, esta tendencia va cambiando, aumentándose lentamente la utilización de esta energía en calefacción, A.C.S. y diversos procesos industriales.

En viviendas individuales o de menor tamaño, suelen utilizarse las estufas, mientras que en las edificaciones de mayor tamaño (como un bloque de viviendas, un hospital, etc.) se usan calderas que suministran calefacción y agua caliente sanitaria. Estas calderas pueden ser de varios tipos, desde calderas genéricas adaptadas a la biomasa, calderas mixtas, calderas de biomasa, incluso calderas de condensación de máximo rendimiento (usando pellets como combustible).

Cuando se quiere suministrar calefacción y agua caliente a un conjunto de edificios con un mismo sistema puede instalarse un sistema de calefacción centralizado, donde hay una tendencia creciente por el uso de energías renovables en este tipo de viviendas, ya sean de biomasa, aerotermia o solar. El marco regulatorio también camina en la misma dirección, pues conforme pasa el tiempo se aprueban más medidas que favorezcan el uso de las renovables en las viviendas, apoyando de esta forma a la consecución de los objetivos nacionales y europeos en la transición energética hacia el uso de energías más limpias, que nos aportará un entorno con menos emisiones y un considerable ahorro energético y monetario en las facturas de de los ciudadanos.

 

aumento de la biomasa

Aumento de la biomasa en el sector residencial

Ya en 2019, llegaron a estar operativas cerca de 350.000 estufas y calderas de biomasa en España, lo que suponía un incremento de un 10% respecto al año anterior.

Actualmente esa cifra a seguido creciendo, donde los datos aportados por el Observatorio de Biomasa reflejan que el uso de biomasa como fuente de energía renovable para la calefacción del hogar tiene una tendencia creciente, batiendo récords de ventas estos últimos años.

Esto es debido a diferentes factores en mayor o menor medida, como son la concienciación social sobre el ahorro que suponen, además de colaborar con la protección del medio ambiente, y también el motivo de ser los sistemas más eficaces y recomendables para la calefacción en segundas viviendas.

Si atendemos únicamente a la cantidad de pellets consumidos en estufas y calderas para el uso doméstico en España, ha supuesto el equivalente a haber consumido más de 200 millones de litros de combustible fósil de calefacción, evitando así las emisiones que conllevarían la combustión de dicha materia.

En definitiva, se espera que la tendencia del aumento de la biomasa siga creciendo, de la mano de las políticas en energía y medio ambiente adoptadas por España, la Unión Europea, y el resto del mundo hacia unas energías más limpias, sostenibles y eficientes.

 

En Greenheiss llevamos años apostando por este tipo de energías, suministrando una amplia diversidad de equipos y herramientas que ayuden a los profesionales a consolidar una instalación de calidad para sus clientes.