Aplicaciones de la energía solar en la industria

16
ago 2017

Aplicaciones de la energía solar en la industria

Aplicaciones de la energía solar en la industria

La energía solar es un recurso sostenible, renovable, económico, eficiente, limpio y silencioso, aunque curiosamente, es muy poco utilizado por la industria. La energía solar térmica está bastante extendida en el ámbito residencial para la obtención de agua caliente sanitaria y como apoyo a la calefacción, pero ese potencial de aprovechamiento capaz de proveer a las empresas del calor que necesitan en sus procesos industriales es todavía muy pequeño, pese a que las ventajas de su utilización son muchas y variadas. Conozcamos sus posibilidades de aplicación.

El calor; un elemento esencial para la industria

La energía solar térmica cuenta con diversos sistemas y soluciones para almacenar el calor y convertirlo en energía.  La mayoría de los procesos industriales requieren calor para su correcto funcionamiento. Existen diferentes rangos de necesidad de calor en función del tipo de actividad que desarrolla la industria, desde los 30-40ºC hasta los más de 400ºC, y la energía solar es capaz de aportar soluciones para temperaturas de hasta 200ºC. Actualmente una gran mayoría de las industrias obtiene el calor a través de la quema de combustibles fósiles o bien por medio de la electricidad. ¿Por qué no utilizar la energía solar térmica para lograr ese calor? Diversos estudios reflejan que es perfectamente posible obtener porcentajes de calor solar superiores al 50% de la energía necesaria. Esto la convierte en un complemento ideal para sistemas convencionales (gas, gasóleo…) o para sistemas de renovables como la biomasa.

“La energía solar térmica aporta soluciones totalmente solventes
en procesos productivos que requieran temperaturas de hasta 150-200º
ventajas_industria_energia_solar_greenheiss

Sectores industriales

En las industrias alimentarias, papelera, textil y química se utiliza el calor para procesos tan dispares como el secado, cocción, limpieza, extracción, entre otros. Estas industrias, durante más del 50% del proceso total necesitan temperaturas de hasta 200ºC.

  • Gama de temperaturas Baja y Media (hasta 150ºC). El potencial en este campo es altísimo porque alrededor del 30% del calor necesario para procesos industriales requiere temperaturas inferiores a los 100ºC, lo cual entra dentro del rango en el que se encuentra la solar térmica doméstica y la tecnología aplicable sería la misma. Por encima de los 100ºC, la tecnología se hace más compleja aunque con la instalación de colectores solares de alto rendimiento se puede producir calor a temperaturas que llegan a 150ºC.
  • Gama de temperaturas Media-Alta (150ºC-250ºC). Para muchos procesos industriales como la generación de vapor, secado, lavado, esterilización, pasteurización, tintado, etc. se necesita calor a altas temperaturas. Por encima de 200ºC es posible optar por sistemas de concentración de los rayos solares capaces de proporcionar temperaturas elevadas que siguen siendo rentables pero muchísimo más complejos.
Greenheiss