¿Acumuladores o interacumuladores?

01
Mar 2018

¿Acumuladores o interacumuladores?

¿Acumuladores o interacumuladores?

Producción de ACS, almacenamiento del agua sin calentamiento previo, tipos de revestimiento… Sobre los acumuladores e interacumuladores hay muchas cuestiones en las que merece la pena tener algún conocimiento ya que se tratan de equipos imprescindibles en muchos sistemas de calefacción/agua caliente.

Existen varias soluciones para solventar el almacenamiento y producción de ACS. Los acumuladores e interacumuladores son dos de ellas. Dentro de estos aparatos hay que saber elegir uno u otro en función de varios parámetros:

  • Capacidad, volumen de agua. En función del número de personas que viven en el hogar, del uso y de las necesidades diarias.
  • Potencia. Una mayor potencia del equipo permite calentar más rápido el agua.
  • Tipo de instalación (solar, biomasa, gas). El equipo debe de ser compatible con nuestro sistema de generación de energía.
  • Espacio disponible. Según su tipo de colocación se clasifican en mural o pared vertical, en mural o pared horizontal o de pie o suelo. La instalación más recomendada es la vertical (mural o a suelo) ya que se caliente de forma más sencilla el agua. En todo caso los acumuladores o interacumuladores horizontales son ideales si los techos son bajos.
  • Dureza del agua. El tipo de agua del lugar donde se realice la instalación según sea blanda, media, dura o muy dura, también influyen en la durabilidad del equipo.
dpvproies

Interacumulador DPV/I/ES PRO Greenheiss

dpvproa

Acumulador DPV/A PRO Greenheiss

Diferencia entre acumulador e interacumulador

Los acumuladores almacenan el agua caliente que se ha producido en un intercambiador externo para que pueda ser usada posteriormente. Aísla el calor producido por cualquier medio para poder utilizarlo después y se basa en la alternancia de ciclos de carga (por la noche normalmente) y ciclos de descarga (por el día normalmente ya que hay más uso del ACS).

A diferencia de los acumuladores, los interacumuladores no sólo acumulan agua, sino que también son capaces de calentarla para su posterior uso. Para poder producir agua caliente sanitaria necesitan estar conectados a una fuente de calor externa: caldera de gas, captador solar, estufa o caldera de biomasa… El aparato dispone de un intercambiador del calor integrado en su interior en forma de serpentín, haz tubular o doble envolvente que actúa para el calentamiento del depósito.

Tanto los interacumuladores como los acumuladores incluyen las conexiones para aparatos de medida y/o control (termómetros y termostatos) y ánodos de magnesio para proteger el depósito de la corrosión.

Tipos de acumuladores e interacumuladores en función de su revestimiento

Según el material con el que está fabricada la cuba, el acumulador o interacumulador será más o menos resistente a la corrosión. A mayor espesor o densidad del aislante, menor pérdida de calor y más ahorro de energía y tiempo de producción, luego mayor nivel de confort.

  1. Acero inoxidableLos interacumuladores de acero inoxidable de calidad y máxima garantía se construyen en inoxidable AISI 316L, lo que garantiza una gran resistencia a la corrosión general y a la corrosión por grietas o picaduras. Esta opción en acumuladores e interacumuladores es duradera y recomendable para depósitos destinados a uso alimentario.
  2. Vitrificado.  El acero vitrificado es el material que se considera más resistente y que otorga mayor durabilidad y tiempo de vida útil al aparato. Los interacumuladores vitrificados son interacumuladores de acero a los que dentro de la cuba, sobre la superficie de acero, se les ha aplicado una capa de esmalte vítreo. Este tipo tratamiento tiene como grandes ventajas el impedir el desarrollo de hongos y bacterias (se considera como una de las mejores soluciones garantizar la calidad del agua de uso alimentario) y el ejercer una protección anticorrosiva de larga duración. Aunque es complicado fabricarlos por encima de 2000 litros.
  3. Acero revestido. Los interacumuladores de acero revestido se utilizan sobre todo por encima de los 2000 litros, son interacumuladores construidos en acero al carbono con un revestimiento interior de resina sintética. Para garantizar la prevención ante la corrosión, todos los modelos de calidad siempre cuentan con un sistema de protección catódica incorporada.

Dado el gran número de opciones de acumuladores e interacumuladores y el abanico de variables que hay que manejar para elegir un aparato u otro, es recomendable siempre consultar con un profesional y explicarle con detalle qué necesidades de ACS tenemos para que estudie con detenimiento cada caso y nos proponga las soluciones más adecuadas.