Conociendo los distintos tipos de leña

21
Abr 2016

Conociendo los distintos tipos de leña

Conociendo los distintos tipos de leña

Usar madera de calidad es uno de los factores más importantes para sacar el máximo rendimiento y confort de una estufa de leña. Y es que el tipo de leña utilizada afecta a la intensidad del calor, a la duración de la combustión e incluso al funcionamiento del equipo de biomasa.

Por eso, en este articulo vamos a contaros los aspectos básicos que debéis conocer sobre esta fuente de energía.

Lo primero de todo: Madera bien seca

Independientemente del tipo de madera que se utilice como fuente de energía, debe estar bien seca. La madera húmeda genera menos llamas, calentando muchísimo menos. Además desprende mucho humo, lo que ensucia la estufa de leña y la chimenea.

No todas las maderas necesitan el mismo tiempo de secado. En algunas con 8 meses basta pero otras como el roble requieren al menos de 2 años para asegurarnos de que está en en su punto. ¿Cómo podemos saber si la leña está seca?:

  1. Si comprobamos los bordes, debe de haber grietas profundas.
  2. Cuanto más seca está la leña menos pesará.
  3. Si se golpea contra otra, el sonido será más claro.

Maderas prohibidas

Está totalmente prohibido utilizar maderas que hayan sido sometidas a cualquier tratamiento químico, que procedan de vías de tren (ya que habrán sido tratadas con alquitran) o que sean aglomerados.

Durante su combustión se pueden producir emanaciones tóxicas muy perjudiciales para la salud y además ponen en riesgo la seguridad y durabilidad de la instalación ya que ensucian rápidamente todo el circuito.

Maderas blancas vs maderas duras

Por norma general, las maderas blandas son bajas en calorías y generan combustiones altas y rápidas. Por contra, las maderas duras son altas en calorías y queman durante más tiempo.

Dentro de las maderas blandas están el Abedul, Alamo, Sauce o Arce. En las duras están el Haya, Roble, Fresno, Castaño o Nogal.

Una buena opción es optar por una mezcla entre, haya, abedul y fresno. La razón es que cada una tiene una virtud diferente. El haya es la que tiene mayor poder calorífico de todas. El abedul tiene una rápida combustión y produce llamas bellas y armoniosas. El fresno genera muy buenas brasas lo que asegura la duración.

Con esta mezcla nos aseguramos lo mejor de cada casa.

¿Cual es la mejor época para comprarla?

Lo ideal es que la leña se haya secado al sol, al aire, de manera natural. Por este motivo, los meses de septiembre y octubre suele ser la mejor época para hacer acopio de leña.


Como veis, al igual que con el pellet, usar un proveedor de confianza os hará evitar quebraderos de cabeza y que lo barato os acabe saliendo caro. Confiad siempre en los profesionales de la biomasa. Y confiad en nuestro lema: “Para el frio y para el calor, lo renovable es lo mejor”. ¡Seguiremos informando!

Greenheiss