Se garantiza el suministro de pellets durante el estado de alarma


03
Abr 2020

Se garantiza el suministro de pellets durante el estado de alarma

Se garantiza el suministro de pellets durante el estado de alarma

Las personas que disponéis de equipos de biomasa en vuestra vivienda o empresa, no tenéis que estar preocupados por el suministro de combustible. La decisión del Gobierno de decretar el estado de alarma el pasado 14 de marzo y la ampliación de las restricciones aprobadas el pasado fin de semana para luchar contra el COVID-19, no afectará al suministro de biocombustibles y pellets. La paralización de todas las actividades no esenciales desde el lunes 30 de marzo y hasta el jueves 9 de abril no incluye el suministro de energía que es considerado un bien esencial.

La Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de madera (APROPELLETS) han tranquilizado a los usuarios de instalaciones domésticas de biomasa subrayando los profesionales de la bioenergía seguirán trabajando para garantizar los biocombustibles y el suministro de pellets durante el estado de alarma provocado por el COVID-19.

Para optimizar la logística y aumentar la seguridad, los usuarios deben de evaluar sus necesidades y planificar sus pedidos

Toda la cadena de producción, desde los fabricantes de los principales fabricantes de pellet y otros biocombustibles -como astilla y hueso- suministrarán a los distribuidores con normalidad. A su vez estos continuarán distribuyendo a los puntos de venta para garantizar un correcto suministro de biocombustible a los hogares. Lo que sí se han reducido son los puntos de venta de pellet que se reducen a aquellos que son considerados esenciales; estaciones de servicio e hipermercados. También se seguirán realizando entregas directas en los domicilios de los usuarios. En estos casos se deberán seguir todas las medidas de seguridad e higiénicas para evitar contactos directos.

Los usuarios deben evaluar sus necesidades para optimizar la logística

De este modo se podrá seguir consumiendo con normalidad el biocombustible para atender las necesidades de las instalaciones de calefacción domésticas. Con las medidas de confinamiento que obligan a permanecer en los hogares, desde las asociaciones sectoriales se ha insistido a los consumidores que evalúen correctamente sus necesidades para optimizar la logística y el transporte necesario hasta los puntos de entrega final. De este modo los distribuidores reducirán sus movimientos, contribuyendo a reducir los riesgos de contagio y propagación de virus y aumentando la seguridad de usuarios y profesionales.

Funciona toda la cadena de la biomasa

La cadena de producción y suministro de energía es uno de los sectores que no corre ningún riesgo de paralización. La energía es un servicio básico en nuestra sociedad y así lo recoge el Real Decreto 463/2020 de de 14 de marzo en su artículo 17, donde se hace una referencia explícita a la necesidad de garantizar el suministro de energía eléctrica y combustibles durante el estado de alarma.

La distribución de mercancías se considera necesaria, como expone el artículo 14 del RD y el recién publicado TMA/229/2020, de 15 de marzo, que garantiza a los transportistas el acceso a servicios necesarios para facilitar el transporte. La ampliación del estado de alarma y la paralización de todos los sectores considerados «no esenciales» no ha modificado esta situación.

Toda la cadena de producción de biomasa, desde el aprovechamiento forestal hasta el procesamiento, fabricación, transporte y suministro está por tanto garantizada. Además funcionan con normalidad todos los servicios técnicos de calderas, estufas y todo tipo de equipos de calefacción. Si ocurre alguna incidencia el usuario seguirá siendo atendido, bien de forma telemática o presencial si es necesario.