La primavera; un buen momento para la revisión de los equipos

30
Mar 2018

La primavera; un buen momento para la revisión de los equipos

La primavera; un buen momento para la revisión de los equipos

Llegó la primavera y tras los rigores del invierno donde los equipos de biomasa han tenido que hacer frente a altas exigencias, es la hora de revisar y limpiar el sistema para detectar posibles errores de funcionamiento y prevenir averías futuras. Como siempre, la labor deberá llevarla a cabo un profesional acreditado para garantizar que nuestros equipos siempre estén listos.

La llegada de la primavera nos empieza a traer los primeros calores. Los equipos de biomasa han estado funcionando a pleno rendimiento durante todo el invierno soportando bajas temperaturas, heladas intensas y largas jornadas. Por ello, ahora que las temperaturas suben y comenzamos a dar un respiro al sistema de calefacción, es un buen momento para realizar una revisión exhaustiva y dejarlo listo para el próximo invierno.

biomasa

Como siempre insistimos una de las claves para lograr un máximo rendimiento y aumentar la eficiencia energética es llevar a cabo un doble mantenimiento:

  • Mantenimiento diario. Durante los meses de mayor uso el usuario debe revisar periódicamente los equipos y asegurarse de que todo funciona de manera correcta. Son trabajos normalmente de limpieza y retirada de residuos y cenizas que la caldera va generando con la combustión. Se trata de un mantenimiento “a primera vista” y si se detectan errores y se tiene dudas siempre hay que consultar con el servicio técnico oficial con que se tenga contratado el servicio de mantenimiento.

  • Mantenimiento oficial.  La normativa obliga a que las calderas de biomasa deben someterse a un mantenimiento oficial, como mínimo, de manera anual. Como ya se ha indicado, el momento más óptimo para realizar este servicio es en primavera cuando la caldera de biomasa deja de funcionar regularmente. Otra opción es realizarlo en septiembre u octubre, antes de que los primeros fríos comiencen a llegar y ya necesitemos nuestra caldera a pleno rendimiento. Esta revisión más allá del cumplir con la normativa, es indispensable para que el equipo funcione con la máxima fiabilidad y seguridad y para garantizar su vida útil.

El mantenimiento oficial

Conviene insistir que este mantenimiento debe ser exclusivamente realizado por un servicio oficial ya que dispone de los conocimientos necesarios y conoce el sistema en profundidad. Ellos realizarán una revisión en profundidad que implica varios trabajos:

  • Análisis y comprobación. Se comprueba que tras los meses más exigentes de uso no se han producido daños y los diferentes parámetros y funciones están dentro de los valores recomendados.

  • Ajustes. Si alguno de los parámetros no funciona correctamente se ajustarán para que estén dentro del rango normal o bien si es necesaria la sustitución de algún elemento será el momento adecuado.

  • Limpieza. Se llevará a cabo una limpieza en profundidad de aquellas zonas que el usuario no tiene acceso ni conocimientos para manipular.

  • Revisión general. Esta revisión puede completarse para que el técnico revise otros elementos del sistema no sólo la propia caldera sino conductos, silos, circuitos, termos…

Recuerda que ahora es el momento para “pasar revista” a tu instalación de biomasa y no esperar al último momento antes del próximo invierno.