La biomasa también es para el verano

02
Jul 2018

La biomasa también es para el verano

La biomasa también es para el verano

En verano las buenas condiciones meteorólogicas nos permiten que los equipos de biomasa trabajen muchas menos horas, su principal funcional deja de ser la de proporcionar calefacción y en el caso de calderas y estufas preparadas para ello, pasan a ser equipos cuyo funcionamiento irá ligado a la producción de ACS y/o de frio.

Por este motivo, se trata del mejor momento para realizar un mantenimiento a fondo y dejarlos en perfecto estado de cara al invierno. Y es que realizar estas tareas en verano permitirá que funcionen correctamente y a pleno rendimiento durante el invierno ya que ahora se pueden realizar con calma aquellas tareas más complejas como la limpieza exhaustiva de las calderas y de sus elementos más delicados o de difícil acceso.

También será el momento de comprobar los sistemas de alimentación, el posible desgaste en el material refractario o de los elementos móviles dentro de la cámara de combustión. El servicio técnico podrá ajustar con exactitud también las sondas de temperaturas y humos y revisar parámetros anuales de funcionamiento e incluso actualizar el software de los equipos.

Mantenimiento y… prestaciones

Grupo Térmico Termoboiler de Greenheiss. Biomasa + ACS

Pero las calderas y estufas también son capaces de ofrecernos confort en verano y no solo en lugares muy fríos donde incluso en verano se hace a veces necesario su uso. Algunas calderas de biomasa o grupos térmicos pueden seguir funcionando para suministrarnos Agua Caliente Sanitaria (ACS) e incluso se puede utilizar para la producción de frío.

Para la producción de frío habría que añadir a la caldera ciclos de absorción de calor, utilizando el agua caliente como fuente de energía térmica para la producción de frío. Los grupos térmicos de pellet de Greenheiss, por ejemplo, permiten gestionar el agua caliente todo el año e incorporan un depósito de inercia integrado en la caldera con doble serpentín de ACS integrado y una válvula mezcladora incorporada con función verano/invierno.

También se puede combinar un sistema de energía solar térmica para la producción de agua caliente sanitaria con una caldera de biomasa, y de esta manera cubrir las necesidades de calefacción y de agua caliente sanitaria de una instalación. La caldera de biomasa funcionaría como generador de calor auxiliar de las placas solares, para la producción de ACS, algo fundamental porque la energía solar no es constante. De esta manera se dispone siempre de energías renovables para cubrir la demanda de calefacción, ACS e incluso refrigeración (si la caldera de biomasa dispone de ciclo de absorción) de un edificio o vivienda unifamiliar.

Es importante estudiar las posibilidades de cada equipo porque cuando pensamos en biomasa no sólo debemos de pensar en producción de energía térmica (calor) sino en una amplia variedad de soluciones durante todo el año. Porque el verano es para mantener sí, pero también para seguir disfrutando de las posibilidades que nos ofrecen los equipos de biomasa.