La biomasa es sostenible, previene incendios y es un revulsivo económico

14
Sep 2019

La biomasa es sostenible, previene incendios y es un revulsivo económico

La biomasa es sostenible, previene incendios y es un revulsivo económico

El abandono de los campos y de los usos tradicionales de los bosques hace que el riesgo de incendio haya aumentado. Unido a ello el cambio climático está haciendo que los periodos de sequía aumenten y las temperaturas sean más elevadas. Un cocktail explosivo que pone en riesgo la riqueza forestal de nuestro país. Solo este año los incendios han arrasado más del triple de hectáreas que en 2018 y una buena solución para revertir esta situación se encuentra en la utilización de la biomasa como herramienta para conseguir que la conservación sea atractiva para los propietarios y además contribuya al desarrollo económico de las zonas rurales.

No ha terminado el verano y solo en este 2019 el fuego ha arrasado cerca de 60.000 hectáreas; más del triple (3,2 veces) que en el mismo periodo de 2018 y que sitúan ya a 2019 como el quinto peor año de la década en cuanto a incendios forestales. Imprudencias y negligencias, aumento de las temperaturas y sequías prolongadas , una gestión inadecuada de los bosques y el abandono de la tierra de labor, son las causas que explican este repunte. Expertos, profesionales y grupos ecologistas recuerdan que la gestión de los bosques y la tierra es esencial para protegerlos contra el fuego. ¿Pero cómo conseguir que sean rentables para que los propietarios privados, en manos de quienes está la mitad de la masa forestal puedan afrontar su mantenimiento? Una de las respuestas está en la biomasa. Es uno de los principales recursos que esconden los bosques y, aunque su utilización ha aumentado en los últimos años, todavía queda mucho margen de extracción de madera y sobrantes que permitan mantener campos y bosques limpios obteniendo a la par un rendimiento económico atractivo.

estadisticas incendios españa

Incendios Forestales. Distribución geográfica. Enero-Septiembre 19. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

Si no se aprovecha este recurso se está perdiendo una oportunidad económica que sería un revulsivo para zonas deprimidas y, sobre todo y lo más peligroso, se está generando un crecimiento incontrolado del bosque; un combustible idóneo para las llamas en caso de incendio. Esta carga de biomasa no retirada resulta muy peligrosa y facilita que los incendios sean cada vez más frecuentes y más virulentos.

Conservar los bosques es vital para prevenir incendios y ahora, ademas con el crecimiento del sector de la biomasa, los sobrantes extraídos de los bosques pueden tener un destino útil.  Es necesario insistir en el mantenimiento y conservación, así como la extracción de la biomasa debe ser siempre realizada de forma racional y zonificada, y por supuesto bajo las directrices marcadas por los expertos. El siguiente paso es un gestión de la biomasa por empresas certificadas que a su vez generarán el combustible que alimentarán calderas y estufas de biomasa. De este modo se obtendrá energía de forma sostenible y limpia y se contribuirá a la creación de un modelo de economía circular que además reduce el riesgo de incendio en los campos y bosques.