Aerotermia o como es eso de coger el calor del aire

15
Ene 2016

Aerotermia o como es eso de coger el calor del aire

Aerotermia o como es eso de coger el calor del aire

La aerotermia es uno de esos sistemas de calefacción y climatización que aún resultan poco comunes. De hecho, si eres de esos adelantados a su tiempo que dispone de uno de estos equipos en su vivienda, seguro que te has visto alguna vez en la tesitura de tener que explicar a familiares, amigos y conocidos, el cómo funciona.

Y es que, como puedes suponer, lo de contarle a alguien que coge el calor del aire del exterior y lo transforma para calentar o enfriar una casa, suena bastante raro. Sobre todo, si piensas en el invierno y en que en la calle puede haber OºC.

En la entrada de hoy, vamos a entrar más en detalle en cómo funciona esta energía renovable y os vamos a convertir en “técnicos expertos” en aerotermia para que evangelicéis a todos los curiosos que os pregunten.

Todo se basa en un concepto: la termodinámica.

Resulta que los equipos de aerotermia se componen de una unidad exterior y de otra interior. Pues bien, la unidad exterior dispone de una bomba de calor, del tipo aire-agua, que toma aire del ambiente y extrae las calorías que contiene.

Esas calorías se transforman en energía y se transfieren al agua que se aporta al sistema de climatización y/o ACS de la casa. El hecho que sea verano o invierno no cambia el proceso. El principio es el mismo ya que aunque la temperatura exterior sea baja, en el aire siempre hay calorías.

El proceso físico que hace que sea posible la transformación de la energía que acabamos de contar, es la “termodinámica”. Y para realizarlo, la única energía que se consume es la electricidad que necesita la bomba de calor para funcionar. De hecho, su gran ventaja es que por cada kW que se consume, se procesan y generan hasta 4kW. Es decir, se pueden llegar a obtener 3kW de energía gratuita usando solo 1kW.

Eso sí, como es lógico, el rendimiento disminuye a medida que disminuye la temperatura exterior. Por ello, el uso de la aerotermia logra los mejores resultados en zonas con climas que no tengan inviernos especialmente duros y cuando se combinan con sistemas de suelo radiante y paneles solares térmicos que aportan ACS.

Al final, estas características se traducen en una gran ventaja: el ahorro. Y la suerte es que demostrar esto al que te lo pregunta es tan sencillo como enseñarle una factura de la electricidad. De hecho, gracias a ello, el coste de instalar este tipo de equipos se amortiza en 2-3 años.

Una vez más queda demostrado que “Para el frio y para el calor, lo renovable es lo mejor”. ¡Seguiremos informando!

 

 

Greenheiss