Paneles solares: Lo que ahorrare en ACS

10
abr 2016

Paneles solares: Lo que ahorrare en ACS

Paneles solares: Lo que ahorrare en ACS

En el último informe del IDAE aparece un dato muy interesante: El 18,9% del consumo de energía de los hogares se corresponde con ACS (agua caliente). De hecho, ese dato se eleva hasta el 24,9% en el caso de viviendas que son pisos.

Si tenemos en cuenta que el gasto anual en energía está en torno a los 1.000 euros/hogar, sale que aproximadamente 200 euros se destinan cada año al suministro de agua caliente. El gas natural es la fuente de energía más utilizada para ACS, estando presente en más del 40% de las viviendas. Le siguen el gasóleo con un 26% y la electricidad con un 21,5%. ¿Y las renovables como la solar térmica? ¿Donde están?

Pues representan el 1,7% del total. De hecho, en el caso concreto de los paneles solares para ACS, a nivel nacional hay instalados 220.000. Una cifra que queda muy lejos de las más de 10 millones de calderas convencionales o los casi 5 millones de termos eléctricos que hay en las viviendas.

Si los paneles solares siempre se asocian a ahorro en ACS, ¿cómo puede ser que no haya más instalaciones?.  No tenemos la respuesta exacta, pero una cosa que tiene mucho que ver es que las instalaciones de ACS son un mercado básicamente de sustitución de equipos. Es decir, la mayoría de proyectos se realizan cuando se estropea el equipo que hay en una vivienda (caldera, termo…) y lo que se hace es instalar un nuevo pero basado en la misma fuente de energía.

La realidad es que instalar una fuente de energía nueva en una vivienda que sirva de apoyo al sistema existente, es una excepción. Y aunque no son proyectos complejos, el usuario final ni se lo suele plantear, bien por desconocimiento o bien porque del propio instalador tampoco se lo ofrece.

Por eso es muy importante ser consciente de las ventajas de este tipo de instalaciones y al menos tener una idea aproximada del ahorro que suponen.

En un artículo de hace unos meses, hablamos de que la energía solar térmica permite ahorrar un 60% en ACS. Haciendo un cálculo rápido, nos sale un ahorro anual de unos 120 euros. Esto en cuanto a ahorro en el coste de la energía, pero si tenemos en cuenta otros factores como el mantenimiento o la vida útil de las placas solares, la cantidad que nos ahorraremos al año aumenta.

Y es que con un mantenimiento adecuado, la vida útil de una panel solar se sitúa en unos 25 años. Si dividís el coste de la instalación de un panel solar entre esos 25 años, difícilmente tendréis en vuestra vivienda otro equipo cuya tan rentable.

Por otro lado, el índice de averías es muy escaso. Por este motivo, será muy raro que tengamos que pagar a un técnico para que acuda a nuestra vivienda a solventar una avería o una incidencia técnica. Ahorro en gastos de desplazamientos de técnicos, sustitución de piezas…

Además, su mantenimiento resulta tan sencillo que el coste que supone contratar a una empresa que lo realice es inferior al del mantenimiento anual/bianual asociado a las instalaciones basadas en otros sistemas como el gas o gasoil.

Y por último, existen diferentes subvenciones y desgravaciones vinculadas a la energía solar térmica que hacen que la inversión inicial necesaria se reduzca considerablemente o que una vez instalada, paguemos una cantidad menor en determinados impuestos, como por ejemplo el IBI en algunas comunidades.

Por todo lo que os acabamos de contar, se suele hablar de que en una instalación estándar para una vivienda unifamiliar se recupera lo invertido en unos 8-10 años. Si la vida útil de estas instalaciones es de unos 25 años, ¡echad cuentas! Y eso si solo se utiliza la energía solar para ACS.

Con lo que os acabamos de contar, seguro que entendéis lo que decimos de que “Para el frio y para el calor, lo renovable es lo mejor”. ¡Seguiremos informando!

Greenheiss